¿Quién inventó los cubitos de consomé?

RSS
¿Quién inventó los cubitos de consomé?

A lo largo de nuestra vida todos nos hemos topado alguna vez con los famosos cubitos de consomé de distintas marcas, los usan desde nuestras abuelitas y quizá nuestras bisabuelas y es que desde hace siglos es una de las formas más rápidas y prácticas de darle sazón a la comida.

 

Pero ¿Quién inventó los cubitos de consomé? ¿Hace cuánto? ¿Qué pensaba? El inventor de los famosos cubitos fue el suizo Julius Maggi, quien supo observar los cambios en la alimentación de las personas gracias a la revolución industrial y decidió innovar.

 

Primero, Julius Maggi experimentó fabricando harinas de guisantes y frijoles, en 1885 sacó al mercado sopas instantáneas y en 1886 sacó el primer concentrado de condimento Maggi en forma líquida.

 

Maggi experimentó constantemente buscando nuevas fórmulas para elaborar sopas poco tradicionales, como las que tienen sabor a curry y la imitación de sabor de tortuga, también hizo condimentos a base de trufa.

 

Pero fue a principios del siglo XX que Julius Maggi comercializó el concentrado de caldo en forma de cubo. Este sazonador lo encontramos en el mercado hasta el día de hoy.

 

En 1947 Nestlé compró Maggi y todos sus productos. Podemos decir que la marca se transformó en un imperio, pues ha logrado entrar a casi todas las cocinas del mundo.

 

Para los consumidores, los cubitos de sazonador son deliciosos y rápidos de usar, además de económicos, por lo que son una opción sumamente popular.

 

Uno de los secretos de estos sazonadores es el uso de ingredientes locales, por esta razón los cubitos son diferentes dependiendo del lugar en el que se compren.

 

Recientemente, el uso de los cubitos de sazonador se ha hecho controversial entre algunos sectores de la población por contener un importante número de aditivos, entre los que destaca el más popular, el glutamato monosódico.

 

Aunque los científicos no han encontrado evidencia concluyente de que consumir glutamato monosódico sea peligroso, reportes anecdóticos dan cuenta de efectos adversos y lo relacionan con la aparición de enfermedades silenciosas como la hipertensión.

 

Estas teorías han ganado popularidad en los últimos años, por lo que las marcas se han visto obligadas a reformular sus productos para ofrecer opciones sin este aditivo.

 

Nosotros seguimos abogando por el uso de estos sazonadores ya que son sumamente prácticos y aportan un excelente sabor a los alimentos.

Previous Post Next Post

  • Sazon Natural
Language
Spanish
Open drop down